¡Ya estamos recogiendo los frutos de nuestra pequeña cosecha! Y es que el pasado trimestre, con motivo de nuestro proyecto sobre los alimentos, plantamos en nuestras propias jardineras algunas muestras de lechugas que nos dieron en la salida a la que fuimos. Y también plantamos rábanos y guisantes que nos trajeron los abuelos de uno de nuestros alumnos y que, con sus expertas manos en este tema, nos han ayudado mucho en su plantación y puesta a punto.

 

 

De excursión fuimos a El Barranquillo, que es una granja de ganado vacuno destinado a la producción lechera y a CIFEA (Centro Integrado de Formación y Experiencias Agrarias) en Torrepacheco. También estuvimos en un vivero y paramos en un semillero de vuelta a Cartagena así que ¡fue una mañana de lo más provechosa!

                                                              

 

              

 

Con lo que nos dieron para plantar y con todo lo aprendido, nos pusimos manos a la obra para experimentarlo por nosotros mismos y, uno a uno, con la colaboración de tres familiares, pudieron cavar, sembrar y regar. De esta manera todos están comprobando por sí mismos de dónde vienen los alimentos de origen vegetal y cómo cultivarlos. 

                                                                           

 

 

 

                                                      

 

¡Y la labor continúa! Se llevaron algunas muestras a casa para seguir más de cerca esta tarea. ¡Vaya responsabilidad! Deben regarlas a menudo, cuidarlas… ¡Y decirles cosas bonitas para que crezcan lustrosas! ¿Sabíais que para que un ser vivo crezca sano hay que hablarle con cariño? Eso también lo pusimos a prueba en el aula. Veréis…

 

EXPERIMENTO CON UNA MANZANA 

 

Aprovechando que el tema central del proyecto era sobre los alimentos, también trabajamos las emociones con ellos. Trajimos a nuestras aulas dos manzanas aparentemente iguales, tan similares que para distinguirlas les pusimos una pegatina roja y otra verde. A la de la pegatina verde le dijimos entre todos cosas bonitas como “eres fantástica”, “me gusta mucho tu color”… Sin embargo a la manzana con la pegatina roja le dijimos cosas desagradables… sin llegar a insultar, ¿eh?  Como por ejemplo “no quiero estar contigo”, “no vales para nada”… ¡Fue genial ver sus caras de asombro cuando las abrimos! A la que le habíamos dicho cosas bonitas estaba bien por dentro, sin embargo la otra… ¡¡se estaba pudriendo!! Fue muy emotivo todo lo que dijeron de ellas al verlas… Incluso alguno vio llorar a la más pachucha al ver el zumo de manzana correr sobre su mano…

Aportando sus vivencias sacaron sus propias conclusiones y dedujimos que a las personas nos pasa algo similar: por fuera aparentamos estar bien pero en nuestro interior nos afectan las palabras de los demás.

                                                     

 

 

A raíz de nuestras observaciones con las manzanas nos propusimos plasmar por escrito algo positivo de nuestros compañeros y guardarlo en una caja que abrimos una vez a la semana. Las frases son muy significativas: “Victoria es muy trabajadora”, “Ayer fue el mejor día de mi vida”, “Os quiero a toda la clase”… ¡Hay frases para todos los gustos y todas positivas! Es una actividad muy ilustrativa por cómo se ven y a quién valoran más, por ejemplo, en cuanto a compañerismo (a final de curso habrá un premio para el compañero más solidario que se trabaja durante todo el año) y también nos sirve para ver en qué aspectos tenemos que incidir más de redacción ¡y ortografía, que a estas edades todavía asusta!

 

 

Así que después de esta experiencia nuestros niños han debido ser muy cariñosos con las plantitas que se llevaron a casa porque mirad cómo van:

                     


Os comentamos, además, que durante todo el proyecto nuestros alumnos traen de manera voluntaria todo aquello que consideran interesante para explicar con sus palabras qué es lo que puede aportarnos y de este modo trabajamos la expresión oral de manera continuada. Las exposiciones les ayudan a hablar en público, alzar la voz, saber proyectarla y dirigirla a todos, levantar la mirada… Cualquier intervención es meritoria, sobre todo la de los más tímidos que poco a poco van adquiriendo esta capacidad desde pequeños. Aquí va una muestra de sus presentaciones y trabajos realizados en casa o en clase. 

                                                                    

 

Para terminar os dejamos unas fotos de los niños haciendo manualidades con legumbres para mejorar la coordinación de sus dedos de manera más lúdica y un vídeo de una de las aulas recitando una poesía: "La semilla dorada".

 

Estimadas familias;

Los alumnos de 6º de Primaria se van a encargar este curso de buscar, seleccionar y poner la música en nuestro colegio.

A la entrada del colegio, en los recreos, el Día del Centro, en Navidad,… cada vez que surja la ocasión, los alumnos de 6º de Primaria nos amenizarán con una música adecuada a cada situación.

Los objetivos que queremos conseguir con este proyecto son:

  • Conocer, disfrutar y respetar música de distintas épocas, países, culturas, estilos,…
  • Aprender a seleccionar la música más adecuada para cada situación, debatiendo y reflexionando con espíritu crítico.
  • Responsabilizarse en el manejo y cuidado de medios audiovisuales.

Con motivo de mejorar la selección de audiciones, los alumnos/as encargados irán pasando una encuesta a diferentes miembros de la Comunidad Educativa ( familias, personal no docente, profesores, otros compañeros…), donde se recogerán sugerencias                                                                                          

Esperamos que toda la comunidad educativa disfrute de “La Banda Sonora Del Cole”.

 

Hoy hemos realizado la segunda sesión de nuestro huerto escolar. Hemos comprobado los distintos tipos de tierra y la importancia del agua, la tierra y el aire para el crecimiento de las plantas. Os dejamos un esquema de la actividad realizada.

 

El día 19 de octubre ha comenzado a funcionar nuestro huerto ecológico.

Cada curso escolar, los alumnos/as de 6º, serán los encargados de su cuidado y puesta en marcha, aunque todos los niños y niñas del cole podrán realizar el seguimiento del proceso con sus profesores/as tutores/as.

 

Justificación del proyecto:

 

¿Por qué un huerto ecológico?

 

Actualmente vivimos en una sociedad industrial, donde sólo un quinto de la población activa vive de la agricultura. Han empezado a desaparecer las huertas y los cultivos ecológicos.

La agricultura tradicional es ahora intensiva y lleva al abuso de los fertilizantes, agua para riego y plásticos para invernaderos. El trabajo de agricultor tradicional está desapareciendo y cada vez hay menos agricultores.

 

La agricultura ecológica consiste en integrar los conocimientos de la agricultura tradicional con la actual, respetando el medio ambiente.

 

Nos ayuda a llevar un progreso sostenible, la agricultura ecológica enseña los ciclos biológicos más importantes, como las plantas, la materia y la energía.

 

De esta manera, este tipo de agricultura no sólo enseña a los pequeños, sino también a los adultos.

 

Con este proyecto vamos a conocer como funciona un huerto de manera tradicional, procurando que las acciones del ser humano, al cuidar las plantas, no degraden y destruyan la naturaleza (pesticidas, no respetar el proceso de maduración de los frutos, grandes cultivos que exigen cortar árboles, etc).

 

Durante todo el año, los alumnos/as irán observando y registrando la evolución del huerto, con ayuda de un agricultor ecológico, Juan, que acudirá al colegio para orientarnos.

 

Participaremos en su cuidados y todos los compañeros/as del colegio podrán observar los diferentes pasos que vamos dando acompañados por sus tutores.

 

Aprenderemos con este proyecto:

 

-          Los elementos imprescindibles para que funcione un huerto.

-          Principios básicos y objetivos de la agricultura ecológica.

-          En octubre se procederá al proceso de siembra en mesa de cultivo, comprobando los tipos de tierra, abono y semillas.

-          En noviembre se irán reconociendo las diferentes hortalizas, clasificándolas y aprendiendo que consumimos de cada una.

-          En diciembre, veremos el impacto de los plaguicidas en humanos y seres vivos, y estudiaremos como se acumulan en nuestro organismo.

-          En enero, los fertilizantes químicos en los cultivos industriales y explicación de cómo repercuten en nosotros y en el medio ambiente.

-          En febrero, realizaremos un taller de semilleros.

-          En marzo se sacarán los cultivos de temporada, reabonado, y siembra de semillas.

-          En abril, seguiremos con el cuidado y la profundización en la agricultura ecológica.

-          En mayo, importancia del reciclaje,  y su impacto en el medio ambiente. Se realizarán varios objetos con botellas de plástico.

-          Junio: recolecta y sorteo de kits de jardinero.

 

 

Y por supuesto ¡DEGUSTACIÓN DE LO RECOLECTADO ¡

 

 

 

En uno de los corchos del Centro se registrará el proceso para que toda la Comunidad Educativa pueda comprobar la evolución y las distintas actividades.