¿Por qué un plan matemático en la escuela?

Las matemáticas ayudan y complementan el desarrollo intelectual de los niños/as, les ayuda a ser lógicos, a razonar ordenadamente y a tener una mente preparada para el pensamiento, la crítica y la abstracción.

Las matemáticas contribuyen al desarrollo de actitudes y valores en los alumnos, afianzan sus fundamentos, seguridad en los procedimientos y confianza en los resultados obtenidos. Todo esto nos lleva a que nuestros alumnos/as tengan una disposición favorable para resolver aquellos problemas con los que se enfrenta cada día.

Las matemáticas afianzan también valores en nuestro alumnado. Por una parte, aquellos valores relacionados con la inteligencia (ampliar conocimientos, hábitos de estudio y trabajo, para utilizar la información, sentido crítico...) y por otra parte valores relacionados con la voluntad ( ser capaces de decidir, tener iniciativa y confianza en uno mismo para resolver problemas, colaboración entre los alumnos respetando las sugerencias de los demás…).

Deseamos que en nuestro colegio, el área de las matemáticas sea un área que los alumnos vean de manera positiva, y por ello creemos que hay que realizar cambios respecto a cómo se la presentamos a nuestros alumnos/as.

Esperamos, que la puesta en marcha del Plan Matemático, contribuya a ello y nuestros alumnos/as consigan ser competentes matemáticamente en la sociedad en la que viven.

OBJETIVOS DEL PLAN.

Con el objetivo de conseguir un pensamiento matemático competente en nuestro alumnado, nos hemos propuesto los siguientes objetivos

  • Mejorar la capacidad de aplicar el razonamiento matemático.
  • Tratar de disminuir la carga de trabajo mecanicista y sin conexión con la realidad.
  • Utilizar diferentes procedimientos matemáticos para la resolución de problemas.
  • Mejorar el cálculo.
  • Desarrollar el gusto por las matemáticas como elemento de ocio y disfrute.
  • Que los conocimientos matemáticos anteriores de nuestro alumnado, sean tenidos en cuenta.
  • Realizar cálculos en situaciones complejas pero accesibles.
  • Contextualizar los cálculos realizados en el aula.
  • Incluir juegos para que adquieran agilidad en el cálculo mental.
  • Hablar y dialogar del cálculo, evaluar y generalizar.
  • Escuchar la voz de todos a la hora de calcular.
  • Solucionar problemas contextualizados usando como instrumentos las diferentes operaciones y otras estrategias individuales.
  • Utilizar las operaciones como recursos para investigar.
  • Mejorar la competencia matemática y social fomentando a interacción entre los alumnos.
  • Elaborar textos para calcular, pues permiten organizar y registrar la información, relacionar los números, utilizar diferentes unidades y aprenden a relacionarlas, usar relaciones algebraicas, experimentar el significado de las operaciones y tienen opción a usar prácticas de cálculo propias de los adultos.
  • Respetar las diversas maneras que tienen los niños de enfocar y resolver los problemas.
  • Crear marcos comunes para el cálculo, marcos que permitan a nuestros alumnos/as ir más allá cuando sea necesario, buscando que sean personas creativas y que sepan vivir en una sociedad con gran número de informaciones y conocimientos complejos.
  • Utilizar recursos variados y ricos.
  • Promover e influir en la riqueza de información que circule por el grupo.
  • Pactar con nuestro alumnado estrategias, objetivos, evaluación, valores, etc. a la hora de calcular.
  • Informar al alumnado y a las familias de los estándares que se quieren conseguir.

¿Qué medidas vamos a utilizar para su puesta en práctica?

  • Asignación de horas de refuerzo, para aquellos alumnos/as que presentan alguna dificultad en el área.
  • Asignación de horas de apoyo, con el objeto de que durante el tiempo en el que se imparte el área de matemáticas, haya más de un profesor en el aula.
  • Utilización de materiales ricos, variados y seguros.
  • Todas las clases cuentan con los materiales matemáticos necesarios, distribuidos en diferentes espacios, y que permiten que el alumnado acceda a ellos de manera segura y con autonomía.
  • Animando a nuestro alumnado a trabajar la matemática a través de actividades dinámicas y manipulativas.
  • Acercar al aula textos matemáticos de la sociedad que nos rodea.
  • Programando actividades complementarias (salidas, talleres, proyectos…) en los que la matemática se encuentra latente.
  • Mejorando la formación del profesorado.